Panamá

Fotos: Ángel Pérez

La gestión pública no siempre es grata. Por esos extraños comportamientos del ser humano, son las opiniones adversas las que logran primeras planas en los medios de comunicación. Hoy quiero romper ese mito en estas páginas, resaltando la gestión que el Arq. Juan Manuel Vásquez, Viceministro de Ordenamiento Territorial, está ejecutando.

Su preparación académica, sumada a la experiencia profesional, lo convierten en la persona idónea para ostentar este cargo. La responsabilidad de asumir errores del pasado y plantear soluciones a futuro es enorme, pero está sucediendo con una carpintería que se da tras bastidores, por lo que, de momento, no es valorada públicamente en su justa dimensión.

Juan Manuel Vasquez - Revista Clave!

Caridad Vela, Directora Revista Clave!;
Arq. Juan Manuel Vásquez, Viceministro de Ordenamiento Territorial

El Arq. Vásquez, abierta y honestamente, me ha permitido pasar revista a importantes temas de desarrollo urbano. Sus inicios profesionales se dieron en el ámbito privado, en la década post invasión de los años 90, cuando en Panamá se dieron ciertas aperturas económicas que motivaron inusuales oportunidades en el proceso de ajustar el país a la nueva democracia.

Viniendo de la empresa privada, pasa usted de ser exigente y crítico a ser criticado y exigido. ¿Cómo asume esta dualidad?
Fui muy crítico de la gestión publica en función de preocupantes temas, como el exceso de trámites y la burocracia; pero también justo en razón de resaltar gestiones positivas de gobiernos anteriores, como la fuerte inversión en infraestructura de transporte público que se dio en el período pasado con la línea 1 del metro. Además se crearon sistemas de estacionamientos y se dio la renovación de espacios públicos. Ese proceso tiene su génesis en este momento, en el que vemos cómo la línea 2 empieza a aparecer en el paisaje urbano, y la línea 3 toma forma.

¿La planificación del crecimiento de la ciudad va de la mano de la infraestructura de transporte?
Lo dicen los grandes urbanistas, no hay planificación si no hay transporte que la acompañe. El metro es un sistema que, si bien es caro, es el más inteligente porque involucra la oportunidad de relegar a un segundo plano el uso del vehículo privado, cediendo espacios al peatón y a zonas de uso público. Nuestra labor debe realizarse en sintonía con el Municipio porque estamos entrelazados, la diferencia son las escalas: el Ministerio planifica a nivel nacional y regional mientras que el municipio se encarga de lo local, pero juntos ejecutamos los planes con las vocaciones que buscamos llevar adelante.

¿Cuáles son esas vocaciones?
Potenciar al país desde el desarrollo de la logística, porque ese componente es el futuro al que apostamos con la ampliación del Canal, la ampliación del aeropuerto y los puertos, facilitando el movimiento de carga y motivando el turismo. Panamá tiene que ser un puntal en el mundo, lo decía Alberto Alemán Zubieta, ex director del Canal, porque este es el único sitio en el planeta que hace conexión con todos los puertos del mundo.

Juan Manuel Vasquez - Revista Clave!

Es decir, ¿mirar el desarrollo territorial desde la óptica del desarrollo económico del país?
Lo más importante es justamente que los mecanismos de crecimiento del país estén asociados a su componente económico, y con ello al ordenamiento territorial. En el área metropolitana de Panamá se concentra el 60% de la población y más del 80% de la riqueza del país, y es donde este Ministerio ha puesto énfasis. Hemos actualizado el Plan Metropolitano dotándolo con una nueva visión que establece un norte de crecimiento para los siguientes 35 años.

¿Qué considera este Plan Metropolitano?
Toma en cuenta el crecimiento de la región más importante del país, la importancia de su vocación logística, y por ende hace sintonía con la autoridad del canal y los planes de ampliación. Todos debemos remar hacia el mismo norte, enfocar la brújula hacia el horizonte que permitirá recoger ese crecimiento y ponerlo al servicio de la población.

Juan Manuel Vasquez - Revista Clave!

¿Incrementando la inversión pública en infraestructura?
Sí. En los últimos años no hubo suficiente inversión en infraestructura y el sector privado creció sin ese acompañamiento, pero esa desconexión no es posible. Las dos deben ir a la par, porque si detenemos la inversión publica no habrá inversión privada. Por razones de conectividad, movilidad, laborales o de servicios, las personas buscan vivir en las ciudades volviéndolas más densas, y ese crecimiento urbano debe ser planificado y controlado. Las estadísticas demuestran que para dentro de unos 20 años, el 80% de la población será urbana. Si no densificamos la ciudad y la hacemos eficiente, si no generamos infraestructura de buena calidad, la ciudad no podrá absorber ese crecimiento poblacional.

¿La respuesta son los programas de vivienda que se ejecutan?
Efectivamente, acompañados de la infraestructura de soporte. El Ministro de Vivienda, Mario Etchelecu, ha realizado una gran gestión en pos de disminuir el déficit habitacional. Lo ha hecho como nunca antes. La meta inicial era desarrollar 25,000 luego 50,000 viviendas; pero al ver la eficiencia de los programas implementados, el Presidente Varela subió el número a 100,000 y esa es la nueva meta. Tenemos el apoyo del Bono Solidario y el programa Techos de Esperanza, que funcionan con el apoyo del sector privado y el Ministerio de Economía y Finanzas. El Bono Solidario consiste en un aporte de $10.000 para que el interesado cubra el abono inicial para comprar una casa de máximo $50.000. Techos de Esperanza aplica para quienes son propietarios del suelo pero no tienen posibilidades para construir su vivienda.

Juan Manuel Vasquez - Revista Clave!

Pasemos al tema de la descentralización. ¿Cómo va el proceso?
La descentralización es un proceso bipolar. Es una tarea titánica para traer a los municipios a una realidad económica que resolverá desde lo local el problema del ciudadano. Hoy el Municipio de Panamá tiene un nivel de independencia que le permite gestionar más y mejores proyectos, y eso se traduce inmediatamente en beneficio para la población. Paralelamente vemos el despertar de otros municipios que se van organizando para asumir esa responsabilidad. Estamos en un proceso de transición. Según dice la propia ley, este Ministerio debe hacer una labor de acompañamiento durante el proceso de aprendizaje con ciertos municipios, y en ese sentido cobra valor el tema de la academia. Panamá tiene que seguir apostando a la educación para mejorar sus servicios.

¿A qué se refiere?
En un evidente afán de apoyar la descentralización, el Ministerio de Vivienda, en conjunto con la Universidad Católica Santa María La Antigua, ha estructurado el programa para la Maestría en Planificación Urbana y Regional. Pretendemos que más colaboradores se especialicen en esos temas, para que quienes hagan el relevo a los funcionarios actuales sean profesionales capacitados para administrar su territorio con fundamentos técnicos. Hay un tema de actitud en el servidor público del que el sector privado se queja mucho, y parte de que, por la falta de especialización académica, ese funcionario carece de seguridad laboral. Si les damos educación sentirán que su cargo es más permanente que transitorio, que puede ser transversal a muchas administraciones. Las ventanillas de tramitación son el contacto del sector privado con el sector público, y si ese contacto no es bueno, la opinión del gobierno no será buena.

¿Es el inicio de un proceso de transformación?
Los ciudadanos están desesperados por un cambio, y eso se entiende, pero los procesos de transformación de las ciudades no son inmediatos, toman años. Europa lo vivió en los años 40 cuando la guerra arrasó ciudades enteras que tuvieron que ser reconstruidas. Las ciudades de Latinoamérica no han vivido esas guerras, pero hemos vivido las guerras de la anarquía, y en ese proceso quizá no se han perdido vidas humanas, pero sí mucha calidad de vida. En esa situación estamos ahora. A pesar del descontento ciudadano y la poca credibilidad que dejan estas situaciones, estamos avanzando por el camino correcto. Seguramente el tiempo nos dé la razón cuando quizá ya no estemos, pero es nuestra obligación dar el primer paso hacia una nueva ciudad.

Juan Manuel Vasquez - Revista Clave!

¿Cuál es la tendencia de esa nueva ciudad?
Hay una nueva generación, la de los “millennials”. Ellos no requieren de automóvil porque se movilizan en bicicleta; no pretenden comprar una propiedad para vivir porque prefieren alquilar, no tienen arraigo con nada. Ese perfil de ciudadano lo vemos cada día mas en la ciudad. Para este nuevo segmento hay un marcado potencial de crecimiento alrededor de las zonas del metro, donde se puede generar productos que cubran sus necesidades con nuevas estrategias de desarrollo. El Gobierno ha hecho alianzas con la Cámara de Comercio para estudiar estos procesos que son muy importantes para que la ciudad siga en este momento importante de inversión.

¿Qué se ha hecho para eliminar el exceso de tramitología burocrática?
Venimos trabajando con la Secretaria de Competitividad, con el Ministerio de la Presidencia y con los gremios en una labor que durante muchos años ha buscado alternativas para disminuir procesos burocráticos. Los controles son necesarios, pero no deben entorpecer el desarrollo. Hay una deuda enorme en cuanto a la aplicación de tecnología en el sector público, debemos modernizar al Estado y digitalizar todos los procesos. Hay trámites que se duplican, diferentes instituciones que piden lo mismo que pide la otra, etc. Algunos se han eliminado, pero falta mucho por hacer en cuanto a innovación. Los trámites deberían hacerse desde las oficinas y no en la calle.

¿Vienen mejores días para el sector de la construcción?
El Presidente firmó un decreto en el que se reconoce que el sector de la construcción es un importante actor en la economía nacional, y se le da esa importancia proponiendo desde el Ministerio de la Presidencia, junto con ciertos actores del sector privado y los gremios, para establecer mecanismos para acelerar la industria y darle mejores garantías al ciudadano para adquirir vivienda. Es fundamental mantener la dinámica que la construcción genera en este país. Recordemos que alrededor del 30% de lo que se produce es debido al sector construcción.

Juan Manuel Vasquez - Revista Clave!

Si bien Panamá sigue creciendo, hay algo de pesimismo en la sociedad…
Cuando has crecido a doble dígito y después creces a números más conservadores te falta velocidad, pero esos crecimientos de doble dígito también traen sobrecalentamiento en la economía, no son sostenibles en el tiempo, y suben los costos de vida. Tenemos, al igual que otras ciudades en Latinoamérica, una deuda de inversión en infraestructura, y hacia allá estamos caminando para dinamizar la economía. El reto es dejar en el Plan Metropolitano el libro de recetas para los próximos 20 años, comprometiendo a las próximas administraciones, que son por lo menos cinco, a invertir $20 mil millones en obras de infraestructura en ese período, para poner al país en el nivel que necesitamos.

¿Conclusión?
Esta entrevista ha servido para hacer memoria de las cosas que estamos haciendo. Se ha adelantado mucho, y hay más por hacer, pero tenemos un norte clarísimo. Hemos asumido todos los inconvenientes del abandono pasado para dejar trazada una ruta que beneficie al futuro. Trabajar en el Gobierno me ha permitido tener una mirada hacia adentro, y sentirme parte de un ejercicio de labor social que todo ciudadano debería hacer. El compromiso moral de apoyo con el sector púbico prevalecerá para siempre.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.